sábado, 4 de enero de 2014

Digestión y diabetes

Entre otros muchos factores, un buen resultado de la glucemia se basa en conocer las raciones de hidratos de carbono y aplicar con elevada precisión las unidades de insulina correspondientes. 
Aquellos con más experiencia ya se habrán dado cuenta que esto no siempre es suficiente. En muchas ocasiones, la glucemia después de las comidas muestra su lado más caprichoso, dando valores que parecen estar fuera de toda lógica "diabetológica".
A continuación os dejo un artículo publicado recientemente en el que aporto algunas ideas que pueden ser de utilidad.

Digestiones más que pesadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario